HAY QUE VIVIR. Por Gemma Olmos.

 

HAY QUE VIVIR

    Hace unos días, en un post, leí un mensaje prefabricado que reflejaba el hartazgo que producía la monotonía de la vida, la incomprensión sentida, la ingratitud y el poco aprecio que se recibe ante el mérito de cumplir con abnegación la rutina y el esfuerzo diario. Se manifestaba un gran cansancio por la vida.
Así es, si así os parece, decía el Gran Pirandello.

    La verdad es que en muchos casos, hay que echarle valor, pero, a veces me pregunto si no es posible aprender a subir la autoestima, a considerar que tenemos una calidad, que no somos pequeños, que los pequeños son los otros, los que no reconocen nuestra importancia. No debemos decir “estoy cansado” de esta vida.

   No podemos dejar de buscar la luz en las sombras, debemos inventarla, cambiar la ruta para ir a los mismos sitios, mirar al frente y observar todo a nuestro alrededor.

   Debemos hacer que la vida tenga un aliciente, poner color donde no lo hay, no alienarnos con las estupideces televisivas que ayudan a pensar que hay quien está peor.

   Si uno mismo se gratifica y busca la fantasía en la monotonía, vuelve la ilusión y, a lo mejor, algún día se cumplen nuestros sueños.

    Yo, a veces imagino cosas raras. El otro día, sin ir más lejos, imaginaba yo a Sorolla delante de un precioso mar, retratando a Clotilde, su querida esposa, mientras la brisa le levantaba el sombrero. A su lado, un gran escritor creaba maravillosas novelas en las que ponía tanta pasión que yo, que ya sabeis que me transporto, llegué a oler sus azahares y a mojar mis pies en la playa. Éste se llamaba Blanco Ibáñez. Y vosotros, ¿No podeis imaginar a los romanos construyendo el Acueducto?, ¿Ni al Quijote arremetiendo contra los molinos? Pues, vaya, si que estais mal.

                                                       Gemma Olmos.

No te pierdas el blog de Gemma Olmos, es una maravilla, pincha el enlace:

                                                                                    www.relatos-historias.com 

Gracias por dejar tu comentario y compartirlo en tu muro de Facebook
Gracias por dejar tu comentario y compartirlo en tu muro de Facebook

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.