NUESTROS FANS

NUESTROS FANS

Como cada jueves acudí rauda y veloz a la cita, no sin antes pasarme por la zapatería de Angelines a ver las últimas novedades.

   Ya estaban todas y tuvieron que poner dos mesas más para los agregados. Nos van conociendo y todo el que pasa se quiere sentar con las Marys. La jefa dijo que tendríamos que buscar una solución, quizá quedar otro día para que nos admiren los fans y firmar autógrafos. Ana era partidaria de hacernos fotos con nuestros admiradores y por supuesto cobrar por ello, para después donarlo a las hermanitas de la caridad, pero Maricarmen dijo que no, que mejor el dinerito para nosotras, para irnos a comer por ahí. Rápidamente Elena busco en su móvil un listado de restaurantes con encanto donde es sumamente conocida. Angelines enseguida opinó que era mejor que fuéramos a comer a su casa que nos preparaba en un momento unas pechuguitas de pollo con unas patatas fritas, porque tiene cien congeladas y ya no sabe que hacer con ellas. Marival estaba cansada, es que no para, tiene tantas responsabilidades y el perro que no deja de romper las gafas que le mandó el veterinario. Ha probado de todo,  ponerle una goma como a los niños,  atárselas con una cinta, hasta que cansada se las pegó con loctite, y como dice su marido: Mira Marival hija, que ya está bien, que ya estoy harto de ponerme las gafas que rompe el perro para aprovecharlas, que voy como rompetechos. Y lleva razón el hombre, es que esta Marival tiene unas cosas.

the-gang-1339235_960_720

María Jesús ha puesto a dieta a su marido, solo le deja comer lechuga y tomate tres veces al día, y claro para no tirar la comida pues se la come ella, por eso la encontré algo rara, casi no hablaba, estuvo toda la tarde hablando por señas, ni la voz le salía de tanta comida, pero oye mira, pues no va a tirarla. Como dice Ana: Yo acabo de hacer unas croquetas de judías pintas que sobraron ayer que están buenísimas, hasta la hoja de laurel les eché. Esta chica vale lo mismo para un roto que para un descosido.

   Mari Carmen se ha apuntado a un cursillo intensivo de un dialecto que hablan en una aldea de Zambia, dice que le puede venir muy bien para el currículum. Elena trató de explicarle que mejor hiciera un cursillo de piezas de Tous, pero ella erre que erre con su dialecto de Zambia ¡Que le vamos a hacer! Así somos las Marys.

SÍGUEME 

Gracias por dejar tu comentario y compartirlo en tu muro de Facebook
Gracias por dejar tu comentario y compartirlo en tu muro de Facebook

Una respuesta a “NUESTROS FANS”

  1. Como sabéis lo de las gafas, ya os lo ha contado mi mujer?. Ya le vale. Lo malo es que ahora le ha caído un poco de lo tire en le oreja y resulta que tiene un oído tapado. Voy a intentar quitárselo con un desatrancador

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.