EL CAMINO

 

 

EL CAMINO.

   Ella peguntó serenamente que tiempo le quedaba. El la miró fijamente a los ojos y le contestó que no lo sabía, solo era un enviado para suavizar las cosas, para allanar el camino que la quedaba por recorrer, para facilitar los trámites a los que te somete la vida cuando sabes que la vas a abandonar. 

-Ya está todo hecho y todo dicho.

-Lo sé, como sé también que no quise mucho, que odié bastante.Pude ayudar a personas que me lo pidieron y no lo hice. Pude transformar el blanco y negro por colores luminosos, el pasado en futuro, el dolor por el olvido y no supe olvidar. Pude dejar de taladrarme el alma con absurdos recuerdos que no importaban a nadie, pude dejar crecer las flores del jardín, pero opté por dejar el terreno baldío para no tener que regarlo.  Dejé de soñar por si mis sueños se convertían en fracaso. Me olvidé de querer, regateé la lluvia para no mojarme, mientras las nubes pasaban hacia a otros mundos para no volver jamás. Aseguré mi felicidad, cuando no la sentía, engañé al mundo, sabiendo que me engañaba a mi misma. Acumulé los desengaños de los demás para reírme de ellos, mientras dejaba resbalar los míos para que no se notasen, mientras me rasgaban el alma. Es igual, ya no queda tiempo, asumiré el sendero pedregoso por el que tenga que pasar y recibiré la nada como castigo, y pagaré por ello…Lo haré.

cemetery-1697469_640-Hay una flor en el jardín ¿Que hace ahí?

-Quizá a esa no te olvidaste de regarla

-¿Y el pájaro de la ventana?

-Viene a despedirte, le salvaste la vida siendo niña.

-Esta lloviendo.

-Las nubes vuelven. 

-¿Y ese camino tan frondoso?

– Nos está esperando, es el tuyo, como verás no es tan pedregoso como parece.

-¿Entonces?

-No me preguntes, solo soy tu GUÍA 

Una respuesta a “EL CAMINO”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.