DIARIO DE UNA ESCRITORA NOVATA… 1

 

DIARIO DE UNA ESCRITORA NOVATA…1

 

— Buenos días

— Buenos días señora. ¿En qué puedo ayudarle?

— Pues verá usted. Es que yo quiero escribir una novela. Mis hijas me dicen que vaya pérdida de tiempo, que mejor estaría cuidando de mis nietos y haciendo calceta. Pero yo sé que tengo madera para esto. Llevo aplazándolo demasiado tiempo y se me va a pasar el arroz. Tengo que demostrar mi talento y quiero que mis palabras lleguen a gentes que no me conocen. Es un don que tengo. Lo heredé de mi padre. Era redactor de ABC, escribía como los ángeles y algo me ha quedado. Mis amigas me animan, claro, mis hijas, lógicamente tienen miedo al triunfo, no sea que se queden sin niñera. Los hijos son egoístas. No le parece a usted?

— Pues no lo sé, señora. Yo no tengo hijos.

— Entonces no puede opinar. Dan muchas alegrías, una mujer sin hijos, es como un jardín sin flores.

— Concretando señora, que no tengo toda la mañana. En realidad ¿Qué es lo que usted quiere?

— Ybook-1356337_960_720a se lo he dicho, señor funcionario: escribir.

— Pues escriba, señora mía, escriba.

— Pues muy bien, a eso vengo, a que me informe.

— Pero… ¿A que le informe de qué?

— De lo que necesito.

— Esto no me había pasado nunca, y mira que llevo años detrás de esta mesa.

— Eso, le sucede, porque no le veo yo demasiado espabilado. Si cumpliera bien con su trabajo, ya habría ascendido.

— ¿Quiere usted escribir?…¿Me pregunta que necesita? Pues un bolígrafo y un papel.

— Se creerá usted gracioso. Pues ni pizca de gracia tiene, buen hombre. He venido a informarme de los trámites.

— ¿Qué trámites?

— Los que necesito para escribir.

— ¿Y yo qué sé?

— No me extraña nada, pero nada, que siga usted aquí de bedel, señor funcionario. Si usted no sabe hacer su trabajo ¿Quién puede informarme?

Suscríbete. Recibe las publicaciones mas importantes— Nadie, solo yo.

—Ahora me explico la crisis tan grande que tiene este país. Si todos los funcionarios son como usted, esto no hay quien lo levante.

— Vamos a ver señora. ¿Está usted segura de que ha venido al sitio adecuado?

— Pues claro que lo estoy, buen hombre, esto es la SGAE.

— Eso es, usted lo ha dicho. Esto es la SGAE, y aquí no vienen los escritores.

— ¿Desde cuándo?

— Desde nunca, señora.

— ¿Y a qué porras se dedican ustedes?

— A la música, señora mía, a la música.

— ¿Y no podría hacer usted una excepción? ¿Aunque solo sea por una vez?

— Dios mío, dame paciencia. ¿Cómo voy a hacer una excepción? ¡Si no tengo ni idea de lo que me está usted preguntando!

— Eso le pasa a usted por no leer, señor funcionario.

— ¡Señora!…¡ Hay personas esperando!

— Esta bién…Está bien, buen hombre, no se altere, ya me voy.

Diez minutos después

— Hola otra vez, señor funcionario.

— ¿Otra vez usted?

— No sea gruñón, buen hombre, que se va a hacer viejo antes de tiempo. Le traigo estos pastelitos, verá usted que ricos. Por su tiempo, señor funcionario, por su tiempo.

— No se tendría que haber molestado.

— Nada, nada, ninguna molestia. ¡Por Dios… !¡Con lo amable que ha sido! Y siguiendo con lo nuestro ¿No podría hacer una excepción?

Continuará…

Gracias por dejar tu comentario y compartirlo en tu muro de Facebook
Gracias por dejar tu comentario y compartirlo en tu muro de Facebook

comenta-y-comparte

2 respuesta a “DIARIO DE UNA ESCRITORA NOVATA… 1”

  1. jajajajaja, encima le llevas pasteles…es que eres única, me tienes enganchada a tus aventuras, sin pasar el aspirador, casi sin comer, y no te lo perdono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.