DIARIO DE UNA ABUELA ESCRITORA…CAP…V

DIARIO DE UNA ABUELA ESCRITORA…CAP…  V

 

       Parecía, pero no, no se me han quemado. Teléfono, mi hija mayor Paloma:

—Hola hija.

—Hola mami, que digo, que como están en tu casa los tres, pues eso que Violeta también quiere ir a jugar con los primos.

—Pues venga traetela, total, por uno más, casi mejor, así se divierte más Amelia, como son de la misma edad.

—Vale, te la llevo, tardo 5 minutos.

    Y efectivamente en 5 minutos ya tenía a los cuatro, jugando en la habitación de juegos, que es la puerta de enfrente a mí despacho, bueno en realidad, es el despacho de mi marido, vamos, quiero decir: Era, era el despacho de mi marido, ahora es mío. Lo he adaptado a mí, con mis cosas y a mi gusto. De vez en cuando refunfuña un poco, pero hago como si estuviera sorda.

     Todo preparado, crema de verduras, y los filetes para pasar por la plancha. Sigo con mis tareas, me pongo con mi nuevo libro, escuchando la música de Mary Poppins, voces, risas y lloros, pero me pongo a ello, estoy acostumbrada.

     He estado escribiendo unos 10 minutos cuando entran Violeta y Amelia, las dos mayores 7 y seis años y me piden pañuelos, me levanto y les doy varios para me dejen en paz. Se los ponen en la cabeza, de faldas, de corpiños y de todo y hacen pases de modelos, no tarda ni un minuto en entrar Valentina, 3 años.

—Abuelaaaa, pozque a mi no me daz pañuelos?

—Si cariño, toma, y le doy tres o cuatro.

Dos minutos, entra Alvarito, 5años.

—Esto es un rollo abuela, quiero tener un hermano o un primo pero que sea chico.

—Eso no esta en mi mano hijo.

—¿Y porque lo ibas a tener en la mano?

—Deja, olvida lo que te he dicho, quiero decir, que es cosa de tus padres y de tus tías.

—¿Tu no puedes comprarme un hermano que sea chico?

—No cariño, los niños no se venden, y mira ¿Por qué no te vas a jugar con las niñas?

—Abuelaaaaaa, no me escuchaaaaaas, te he dicho que es un rollo.

—Mira cariño, te doy pañuelos y haces de modelo.

—Pues vaya mierda que es eso.

—Verás lo que vamos a hacer, si quieres saco el órgano electrónico que trajo tu papá y te lo dejo.

—Guachy abuela.

—Y así entre voces, mocos, lloros, Mary Poppins, pases de modelos y música eléctronica, voy a ver si puedo seguir escribiendo.

Continuará…

NO SE SI OS HE CONTADO QUE PODÉIS COMPRAR LA SEGUNDA EDICIÓN DE MI LIBRO:  EL SECRETO QUE CAMBIÓ MI VIDA…VAMOOOOOS QUE SE AGOTAAAAA.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *