VUELVE

 

VUELVE

 

La lluvia caía a ráfagas doblando mi paraguas constantemente, no tuve más remedio que cerrarlo y prescindir de él, creo que lo tiré por algún rincón.  Todas las miradas se centraban en mí, eso decía mi madre entre susurros, a la vez que yo no podía quitar mis ojos de aquella losa que te cubriría para siempre. Sé que antes de marchar dijiste que no llorara, me lo pediste por favor, sin embargo caía tanta agua del cielo que nadie lo notaría. Las flores se las llevaba el fuerte viento. Los enterradores se afanaban en sujetarlas, pero fue imposible.

Después  pasaron todos como si de una comitiva se tratase, me besaban y comentaban un :”Lo siento” No me fijé quien era quien, quien faltó, y quien  quedó apartado. Hubiera querido irme contigo, lo sabes. Se que todo pasará, lo sé, que curaran mis heridas y serás un feliz recuerdo en mi vida. Serás el primer hombre que me hizo feliz, y que esta pena que desgarra mi alma se disolverá ,como se disuelve la espuma de las olas, cuando llegan a la orilla. Pero me pregunto ¿Que será de ti ahora? ¿Dónde irás? ¿Dónde queda el alma cuando mueres? Si no te importa vuelve, aunque sea un ratito y me  lo cuentas, es solo para quedarme tranquila.

LA EDAD

LA EDAD.

   Esto de cumplir años no me hace ninguna gracia, y menos cuando me dicen el tópico ese de : ¡Hija de mi vida! Ya me gustaría a mi a tu edad, estar como tu! ¡Pero cacho marrana, si eres de la misma edad que yo! Pienso…No lo digo  ¡Sera posible la cacho perra esta! Y lo que pasa, pues eso, que llego a casa, me miro al espejo y no me veo tan mal, la verdad. Le pregunto a mi marido:

-¡Cariiiiii! -¿Queeee? -¿Tu como me ves para la edad que tengo? -Y va el tío y sin levantar los ojos del periódico, contesta_ ¿Comooo?-Juer tío, parece que estás sordo- ¿Ah, me preguntas otra vez lo de la edad? Estas muy bien cari, estás estupenda, mejor que la Shiffer, y las otras que ahora no me acuerdo. Para que le preguntaré nada al cacho borrego este que tengo por marido ¡Que cruz la mía! Pues ahora voy, y me compro la crema esa que vi el otro día tan carísima, que bien sabe Dios, que no me la compré por ahorrar. Pues que le den a todos ¡ La compro ! ¡Ya lo creo que la compro! Además he puesto el espejo de aumento y parece que veo como que quiere salir otra arruguita en el contorno de ojos, bueno, lo he dicho finamente,pero se llaman patas de gallo, eso, así se llaman. Esta arruga está intentando salir¡Pues no te voy a dejar,no sueñes que vas a salir arruguita del demonio, ahora mismo me voy a por la crema carísima.

HOLA GENTE GUAPA, ME ENCANTA QUE ENTRÉIS A MI PÁGINA. SI OS GUSTA LO QUE ESCRIBO, DEJAD UN COMENTARIO, ME HARÍA MUCHA ILUSIÓN. GRACIAS QUERIDOS AMIGOS.

 

LAS JUDÍAS VERDES

LAS JUDÍAS VERDES.

  Como cada jueves acudí a la cita con las Marys, ya no podemos sentarnos fuera, hace frío. Mari Carmen estaba algo triste, se le han secado las judías verdes de la huerta, se le saltaron las lágrimas, como ella dice.”Tanto como me había esforzado y mira” Claro, las había cogido cariño, le dijimos que las penas se olvidan con un lingotazo, pero ella no quiso, las echaba de menos, es natural. Su marido el pobre, casi no sale de la cama, le ha traído judías verdes del super, pero no quiere, cuando las mira llora.

kimchi-photos-709623__340

 La jefa le dijo que eso eran bobadas y tonterías. Esta chica a veces no tiene tacto, como tiene ese carácter, le dió dos voces y dos puñetazos en la mesa y parece que se la pasó un poco. Angelines la pobre dijo, que si a ella se le hubiera estropeado la colección de pechugas de pollo que guarda con tanto mimo en el congelador, pues eso, que también estría disgustada, y es que una colección así, no la tiene cualquiera, como decía Elena: “Es como si le pasara algo a mis perros” Y la jefa dijo:

  Bueno Elena no me vas a comparar un perro con una judía verde, y claro, Mari Carmen se sintió un poco ofendida. Es que el cariño es algo que las personas medimos de distinta manera dijo Angelines ¿Que te parecería que tuvieras que tirar el cocido de mañana? Entonces la jefa, la miró con una cara de esas que pone ella, tipo niña del exorcista ¿Es que estáis todas locas?_Dijo de repente, así de esa forma, sin ningún miramiento, como es lo estoy contando. Angelines se quedó de piedra, Elena no respiraba y Mari Carmen pues eso, que la pobre no levanta cabeza. Hemos decidido hacer una colecta para comprar semillas de judías verdes para nuestra querida amiga.

   Las amigas estamos para eso, para ayudarnos cuando las cosas se nos ponen mal. La jefa no quiso entrar en la colecta diciendo, que estábamos como cabras ¡Que carácter tiene esta chica!…

QUERIDOS AMIGOS, LAS MARYS ESTARÍAN ENCANTADAS SI COMPARTÍS SUS HISTORIAS, SI LE DAIS A ME GUSTA Y SI OS INSCRIBÍS EN MI BLOG, SI DEJÁIS ALGÚN COMENTARIO Y ADEMÁS SI OS INSCRIBÍS EN MI BLOG, PROMETO ENVIAROS RELATOS DE VEZ EN CUANDO. GRACIAS POR LEERME.

LA CARA OCULTA DE LA LUNA

LA CARA OCULTA DE LA LUNA.

   A veces la vida te muestra algún que otro sin sentido, te deja ver la cara oculta de la luna, esa que pensabas que era imposible observar,y que nadie espera ver nunca, porque es sencillamente imposible. Pero cuando perdemos nuestras más insignes cualidades, cuando se pierden las formas y las maneras, cuando nos invade la globalización, nos mina la corrupción, cuando ya no nos acordamos de las buenas maneras, de aquellas que nos enseñaron en el colegio, cuando ya nadie cede su asiento en el bus, cuando el “por favor” pierde todo su sentido y todo está patas arriba. El rico se vuelve mas rico, el pobre más pobre y al del medio le quitan la casa porque le han puesto de patitas en la calle.

Entonces comenzaremos a ver esas cosas que vuelven del pasado y que de ninguna manera querríamos volver a ver: Volverá el muro de Berlín, la guerra fría, Hitler, el armamento escondido, las guerras programadas, la contaminación global, el separatismo total, el apartheid, los mendigos en las hogueras debajo de los puentes de Nueva York. Y se volverán a reunir, y a reunir, y tomarán medidas y medidas y cada vez habrá más políticos, más debates, más tele diarios, más periodistas, más tele basura, menos conciencia, más avaricia y menos cultura. Todos comeremos hamburguesas y patatas fritas y prepararemos a nuestras hijas para ganar el concurso de miss España, porque nos daremos cuenta que estudiar no sirve.  Cuando los políticos se comportan como si fueran actores de circo y convierten la vida de los ciudadanos en un ” no sé que vamos a hacer” y todo parece que va a derrumbarse, porque el suelo es techo y el techo es el suelo, entonces… Nos preguntaremos porqué, pero resulta que ahora ya es tarde. Tendríamos que haber pensado ayer en el ahora, y ahora en el mañana, y no lo hemos hecho, y por eso tendremos que pagar las consecuencias de nuestros actos, no sé si por temer a lo nuevo, o por ser políticamente correctos…Yo, ya, no se nada. Que se pare el mundo…Que yo me bajo.

EL TESTAMENTO.

EL TESTAMENTO.

   Te estaré siempre agradecida, aunque para ti solo fuera un ave que de vez en cuando se posaba en tu ventana. Tu me dabas las migas que sobraban y yo me las comía complacida. Solo con una caricia, con una mirada o con aquella fiebre impulsiva con la que desahogabas tu cuerpo sobre el mío, para después dejar unas monedas sobre la colcha, sin volverte siquiera. Los lunes a las ocho, nunca fallaste. A veces solo hablabas, desatabas tu conversación y tus penas sobre mi hombro, mientras yo acariciaba tu pelo y te miraba fijamente, para que supieras que ahí estaba yo, para que fijaras tu mirada en mis ojos y no en la pequeña lejanía de la pared de enfrente. Te sentías solo, con todo tu dinero, tus casas, tus posesiones, tu bella esposa y esos hijos tan perfectos y estudiosos. Te sentías solo, en tus comidas de empresa, en los viajes de negocios, incluso en los de placer, en los que siempre te acompañaba la familia. Te sentías solo, estando en la cama conmigo, contándome tus penas, mientras te acariciaba o te miraba a los ojos diciéndote que yo estaba allí, para ti, solo para ti. Los demás no eran nadie, solo eran el mecanismo existente para ganarme la vida. Agotabas el tiempo fijado y dejabas el dinero pactado, con un simple: ” Hasta el lunes”. Sin saber de mis desvelos por ti, de la ternura que me producías, sin percatarte de que me dejabas rota el alma, sin notar ese sentimiento que me abarcaba y me cegaba, haciendo que mi vida se centrase solo en aquellos lunes a las ocho.

business-923018_640   El primer lunes que fallaste, sentí que mi vida caía en un abismo. No sabía de ti, quise enterarme, acudí a tu empresa, a la puerta de tu casa, sin atreverme a nombrarte ni a preguntar por ti. Después de dos semanas sin verte, alguien llamó a mi puerta.

   Un notario me citaba para lectura de un testamento, no pensé en tí, creí que se trataba de una equivocación, pero al abrir aquella misiva y leer tu nombre, me fallaron las piernas y se me partió el alma. Lloré y lloré por la muerte de aquel amor de una hora, de aquel hombre que sin saber había calado dentro de mí. 

   Acudí sin saber muy bien de que trataba  todo aquello, quizá quiso dejarme un último recuerdo, quizá signifiqué algo para él.

   Su preciosa familia, su bella esposa, y aquellos hijos tan perfectos de riguroso luto, me recibieron sin tan siquiera un saludo.

   El notario, me señaló uno de los sillones y comenzó a leer. Después de especificar el legado de sus bienes que repartió entre su esposa y sus hijos, dijo que quería beneficiar a una tercera persona a la que dejaba una carta:

   Para el amor de mi vida:

   Me parece estar viendo tu cara, te sentirás extraña y se que triste, porque estoy convencido de que me quisiste tanto como yocross-1480482_640 a ti. Se que no pude hacerte feliz en vida, como hubiera deseado, pero ahora que ya no estoy, quiero compensarte el bien que me hiciste, los momentos que me diste y la felicidad con la que me colmaste.

    Salí de allí sin saber bien que sentía, con mis sentimientos confusos, enredados entre sí, pero feliz, por saber que me quiso, que me quiso tanto como yo a el. Que supo sentir el amor que le entregaba en aquellas pocas horas que pasamos juntos. Salí de allí con el alma repleta de amor y todo hay que decirlo, con cuatro propiedades, varios terrenos, y una cantidad de dinero que me permitiría vivir el resto de mi vida como una gran señora. 

EL REGRESO

EL REGRESO

   Regresaré sin que puedas verme, anclaré la mirada en aquellas cosas que me hicieron feliz y trataré de ayudar a los que me ayudaron, y a los que no también. Quizá cuando vuelva pueda entender porque no lo hicieron. Recorreré las calles por las nunca pasé y visitaré las ciudades que nunca vi. Y en algún alto en el camino volveré la cabeza y descubriré si fui capaz de hacer leyenda. Seguiré escribiendo si me dejan y me gustaría guiar a los que se pierden, escuchar a los que no pueden hablar y explicar la vida a los que no pueden ver. Subiré a la más alta de las montañas y le preguntaré que ha visto desde allí a lo largo de los años, que se siente cuando te moldea el viento y porqué se lleva las vidas de los que quieren subir hasta su cumbre.

Otros RelatosLloraré lo que no supe llorar y me alimentaré de la sapiencia del más sabio de los hombres, para descubrir lo que se guarda en lo más hondo de la mente humana. Entraré dentro de los extremistas para comprender porque matan por una religión que dice que no se puede matar y ayudaré a los niños a jugar, a los ancianos a soñar y a las personas a reír. Me mojaré con la lluvia que deje pasar y sentiré los rayos del sol, como lo sienten los árboles del bosque, y si me dejan entraré en las páginas de los libros para sentir la mano de los escribidores que escriben por escribir. Entraré en las pinturas de aquellos grandes artistas que nos transmitieron su luz, su elocuencia y hasta su agonía. Y quizá después pueda marchar en paz.

 
Gracias por dejar tu comentario y compartirlo en tu muro de Facebook
Gracias por dejar tu comentario y compartirlo en tu muro de Facebook

 

EL CAMINO

 

 

EL CAMINO.

   Ella peguntó serenamente que tiempo le quedaba. El la miró fijamente a los ojos y le contestó que no lo sabía, solo era un enviado para suavizar las cosas, para allanar el camino que la quedaba por recorrer, para facilitar los trámites a los que te somete la vida cuando sabes que la vas a abandonar. 

-Ya está todo hecho y todo dicho.

-Lo sé, como sé también que no quise mucho, que odié bastante.Pude ayudar a personas que me lo pidieron y no lo hice. Pude transformar el blanco y negro por colores luminosos, el pasado en futuro, el dolor por el olvido y no supe olvidar. Pude dejar de taladrarme el alma con absurdos recuerdos que no importaban a nadie, pude dejar crecer las flores del jardín, pero opté por dejar el terreno baldío para no tener que regarlo.  Dejé de soñar por si mis sueños se convertían en fracaso. Me olvidé de querer, regateé la lluvia para no mojarme, mientras las nubes pasaban hacia a otros mundos para no volver jamás. Aseguré mi felicidad, cuando no la sentía, engañé al mundo, sabiendo que me engañaba a mi misma. Acumulé los desengaños de los demás para reírme de ellos, mientras dejaba resbalar los míos para que no se notasen, mientras me rasgaban el alma. Es igual, ya no queda tiempo, asumiré el sendero pedregoso por el que tenga que pasar y recibiré la nada como castigo, y pagaré por ello…Lo haré.

cemetery-1697469_640-Hay una flor en el jardín ¿Que hace ahí?

-Quizá a esa no te olvidaste de regarla

-¿Y el pájaro de la ventana?

-Viene a despedirte, le salvaste la vida siendo niña.

-Esta lloviendo.

-Las nubes vuelven. 

-¿Y ese camino tan frondoso?

– Nos está esperando, es el tuyo, como verás no es tan pedregoso como parece.

-¿Entonces?

-No me preguntes, solo soy tu GUÍA 

LA VIDA Y LA MUERTE

 

 

LA VIDA Y LA MUERTE

    Me desperté algo azorado, me dolía el pecho. Todo a mi alrededor era demasiado blanco. El dorso de mi mano estaba cubierto por un esparadrapo del que salía un tubito repleto de líquido desde el que una botella de suero iba surtiendo gota a gota. De mi dedo salía un cable conectado a una máquina, que constantemente resonaba con una especie de piii, pii. De otra máquina se podía ver el electrocardiograma  que emitía mi corazón en forma de picos que se dejaban ver en una pantalla.

angel-1359143_960_720

Me sentía terriblemente cansado, como si hubiera escalado una montaña, pero el único dolor que sentía era en el pecho, no era un dolor agudo, sino como muscular, como cuando sientes agujetas por el ejercicio físico. A cada lado de mi cama en sendas sillas, se sentaban dos señoras. Estaba confundido, no las conocía, por un instante pensé que eran la doctoras. Hablaban entre sí.

– No cantes victoria, he venido a llevármelo.

– Dale tiempo, no creo que haya llegado su momento.

-Esperaré entonces, aunque hay personas esperando.

Lo sé, al otro lado de la cortina, la señora de la cama de al lado, no puedo hacer nada por ella. Es tu turno.

Si, le quedan solo unos minutos, me la llevaré y ellos decidirán el camino a tomar.

¿No puedes interceder?

Sabes que no, mi trabajo es pasarles al otro lado, al igual que el tuyo, es que sigan aquí. El resto no es cosa nuestra.

Parece que  a el, no te lo llevas, ha despertado, creo que esta vez se queda conmigo.

De momento parece que si, has tenido suerte, hasta pronto, me voy al otro lado de la cortina.

Buen viaje.

   Abrí los ojos, al otro lado de la cortina varios médicos usaban un desfibrilador que hacía saltar el cuerpo de la mujer que ocupaba la cama de al lado. Repitieron varias veces. Después solo se escuchó decir: Hora de la muerte, las 10,30.

SÍGUEME 

Gracias por dejar tu comentario y compartirlo en tu muro de Facebook
Gracias por dejar tu comentario y compartirlo en tu muro de Facebook

EL OLVIDO

EL OLVIDO

 

   Siempre me gustó sentir la caricia de tus manos en mi piel. ¡Cuántos momentos embriagadores! Aquellas sensaciones que no queríamos que acabaran nunca. Los viajes en avión, el crucero por los fiordos, aquella ruta por Nilo y tantos y tantos otros.

angel-1359143_960_720

   No podíamos estar el uno sin el otro. Reías y llorabas de felicidad al sentirme. Aquellas noches en tu pequeña habitación que no acaban nunca, donde nos fundíamos el uno en el otro hasta acabar extenuados, cómplices y rendidos hasta que nos inundaba la luz del amanecer. Cuantas noches, me quedé dormido en la alfombra sintiendo el suave tacto de tus manos.

   Llegó un momento que la ausencia era imposible, teníamos que sentirnos, tocarnos, mirarnos. Todavía recuerdo cuanto te gustaba mi olor. Cada minuto de separación nos resultaba eterno. Siempre fui tu paño de lágrimas, cuantas veces las he sentido resbalando por mi piel.

   Aquellos ojos tan negros que me miraban con anhelo, incluso con ansia y tantas y tantas veces con placer. Nunca olvidaré tus caricias, tus guiños, tus sonrisas. Aquella naricilla respingona que tantas veces utilizaba el pañuelo por la emoción que le producía sentirme.

   Todo pasa, dijo aquel poeta. Y pasó. Tuve mis momentos, guardé tus secretos y logré conocerte, hasta que llegó el. Más joven, más lozano y más fuerte, con aquella luz que logró envolverte. Nunca se cansaba, siempre estaba dispuesto a todas tus locuras. Te desconcertó, siempre pasa con todo lo nuevo y cuando se empieza una relación. Supiste moldearle a tu forma, conmigo no pudiste. Te dejaste vencer por la comodidad.

   Él supo acomodarse a ti de todas las formas posibles ¡Te relataba tantas historias! Que caíste en sus redes y yo, pasé a ser un recuerdo en la vitrina. Cerraste mis páginas y te olvidaste de mí.

   Él no tiene ni olor, ni mi carisma, ni tan siquiera mi belleza. Su mirada es fría y a veces se apaga, pero guarda muchas más historias que yo, es más completo dices y se carga en un momento. Y lo que más me duele: es lo pronto que te olvidaste de mi valor cuando vas presumiendo de él y le cuentas a todo el mundo que sale más barato que yo.

 

 

SÍGUEME 

Gracias por dejar tu comentario y compartirlo en tu muro de Facebook
Gracias por dejar tu comentario y compartirlo en tu muro de Facebook